Cómo teletrabajar con éxito

El coronavirus nos ha obligado a cambiar nuestra forma de trabajar… y a hacerlo desde casa. Aquí os dejamos algunos consejos para que podáis hacerlo de la mejor forma posible, porque sabemos que teletrabajar está lleno de desafíos: niños a los que educar y tener entretenidos, perros a los que pasear, tentaciones en Netflix, HBO en las que pecar. Los saludos en los pasillos y los brainstorming en las salas de reuniones han dado paso a interminables reuniones virtuales en Zoom, Teams o la que queráis.


Y después de tantos meses, ya empezamos a ver ciertas buenas prácticas…


… para todos


  • Cambia tu forma de pensar: a partir de ahora seremos ‘medidos’ y evaluados por nuestro rendimiento y no por la cantidad de horas que pasemos delante de nuestro monitor. Toca cambiar la forma en la que enfocamos nuestro trabajo y eso se traduce en una mayor libertad para organizar nuestro día a día. Aunque todavía hay reuniones inevitables, crear slots en los que las notificaciones estén desactivadas puede ser fantástico para centrarse en proyectos propios. Algo que seguro mejorará nuestros resultados.
  • Toma la iniciativa. No esperes a que los responsables resuelvan todo. Estamos en un momento en el que todo se está reconsiderando y replanteando. Toda sugerencia, iniciativa, será bienvenida. Cualquier cosa. Nada es una tontería y todo en bien recibido.
  • Si algo no funciona, dilo rápido. Saber que algo está fallando por los cauces habituales ahora es mucho más difícil, o imposible, así que si ves que algo falla, comunícalo lo antes posible para que se le pueda poner remedio.
  • Crea, cocrea y recrea. Usad la tecnología para sacar adelante nuevos proyectos e ideas. No importa que no estés físicamente con tu equipo, hay herramientas fantásticas que os pueden ayudar a hacerlo de manera espectacular.
  • Encuentra aliados. Programad pequeñas pausas para un café virtual y así ponerse al día o simplemente charlar de manera informal.
  • Elimina distracciones. Cuando nadie te controla es fácil bajar la guardia y perderse por múltiples pestañas del navegador de internet, infinitas fotos en Instagram o vídeos absurdos en YouTube. Eliminad esas tentaciones, si es necesario desinstalándolas de los dispositivos.
  • Haz lo que haya funcionado en el pasado. Todos aquellos hábitos que pusiste en práctica en la oficina y han funcionado… llévatelos a casa. Listas de prioridades, check list con los compañeros de equipo para saber qué hace cada uno y cómo evolucionan los proyectos…
  • La carrera sigue. La vida no se ha detenido. Sigue pensando áreas de mejora, que departamentos te gustaría conocer de la organización y cómo puedes ascender hasta llegar a ellos. Busca un mentor dentro de la empresa que te pueda informar, formar y ayudar.

… para los ‘jefes’


  • Sobrecomunicar. Explicad los ‘por qué’ de las decisiones y sus posibles efectos para sustituir la información recogida de forma orgánica en la empresa. Aseguraos de aclarar los objetivos, identificar recursos y facilitar el acceso a la información necesaria. Es bueno que el equipo sepa como le van las cosas a la empresa a nivel financiero, qué planes tiene de futuro...
  • Haced de la consistencia una prioridad. Las actualizaciones deben llegar en momentos y días concretos. Es importante que exista una cadencia consistente en la comunicación interna, y más en tiempos inciertos como estos.
  • Reuniones ‘diferentes’. Haced que todos se impliquen y participen. Reiterad la información compartida, confirmad que se ha entendido, distribuid las decisiones, acciones y puntos clave. No están nada mal las reuniones breves y frecuentes a modo de check diario en el que cada uno dice en qué está trabajando, los recursos que necesita… ayudan a mantenerse en el rumbo.
  • Rotar las responsabilidades. Hacer las cosas de forma diferente ofrece nuevas experiencias para todos. Rotar las funciones de cada uno durante las reuniones ayuda a que el equipo se sienta cómodo, cohesionado y motivado.
  • Buscad nuevas formas de lograr vuestros objetivos.
  • Seguid experimentando. Ha pasado de todo en solo tres meses. Estar alerta no es una opción. Cuanto más experimentéis más recursos tendréis para una nueva incidencia que se pueda presentar.
  • Buscad formas de premiar y hacer destacar el buen trabajo realizado por el equipo. Es importante que el equipo, aunque esté en remoto, se sienta reconocido.
  • Recordad el estrés extra. El equipo no solo está intentando adaptarse a la nueva situación y entorno, también está intentando gestionar su casa llena de gente, un virus potencialmente mortal y un futuro económico y profesional incierto. Tenedlo en cuenta, aceptad el desorden y que nadie es inmortal. Si un día un niño interrumpe una videollamada, si hay que posponer una call porque acaba de llegar el fontanero, si no encienden la cámara un día porque no están de humor… naturalidad, demostrad que no pasa nada y seguid adelante.
Compartir
Volver al blog